Close
Back

Regresar

Los Abrazos Benefician tu Salud Emocional

por athwuEw9ia
23 Feb 17

Gracias a los abrazos potenciamos la relación con nuestros seres queridos y conseguimos disipar miedos y preocupaciones a la vez que aumentamos la producción de sustancias que favorecen nuestro bienestar.

Los abrazos son, por encima de todo, ese tipo de comunicación no verbal que todos deberíamos poner más en práctica con nuestros seres más cercanos. Y es que, sin duda, benefician seriamente nuestra salud emocional.

Ahora bien, algo que resulta interesante recordar es que estamos ante el gesto más extendido de todo el mundo, ese que no sabe de idiomas, culturas o religiones y que trasciende incluso a nuestra propia especie.

También los animales entienden de abrazos o, más que de abrazos, de esa cercanía piel con piel donde sentir el calor de otro miembro de su grupo social. Algo tan básico confiere seguridad, cercanía y une lazos entre los distintos miembros. Podríamos decir entonces, que el abrazo, entendido como proximidad física, es algo universal.

Y es que todos, en cierto modo, hablamos ese lenguaje emocional donde entendemos que estar cerca los unos de los otros, en ocasiones, resulta algo gratificante.

Veamos a continuación más aspectos con detalle:

1.    La cercanía física como forma de crecimiento
El acto de abrazar tiene matices de algunas dimensiones que, sin duda, habremos experimentado personalmente alguna vez. Los abrazos son significativos siempre y cuando vengan de parte de personas con las que tenemos un vínculo positivo y gratificante.

Cuando abrazamos o nos abrazan se refuerza un lazo social, y algo tan básico y elemental supone una fuente muy saludable de crecimiento personal.
A pesar de que siempre valoremos nuestra independencia, nuestra capacidad para desenvolvernos por nosotros mismos y por disfrutar de nuestros instantes de soledad, nadie puede negar que estos gestos dotados de significado nos hacen sentir bien.
Al fin y al cabo, somos seres sociales, necesitamos de este tipo de lenguaje para sentir que formamos parte de alguien y algo: una familia, un grupo de amigos…

2.  Nuestro cerebro necesita los abrazos, sobre todo en la primera infancia
Un niño que vive siendo abrazado y sintiendo desde su nacimiento el calor de sus padres crece con mayor madurez y equilibrio emocional.

No podemos olvidar que el cerebro madura de “dentro a fuera” y de “detrás hacia delante”.
¿Qué quiere decir esto? Que las estructuras cerebrales que van a requerir más atención en un recién nacido son aquellas relacionadas con las emociones.

Que un bebé no sienta miedo, que se sienta seguro en todo momento, además de amado, hace que estructuras como el hipocampo o la amígdala cerebral maduren sin la presencia de ese estrés asociado a la sensación de abandono.
Crecer en los brazos de mamá y papá desde los 0 hasta los 3 años es algo fundamental para su desarrollo emocional posterior.

3. Cuando no salen las palabras, que nos salven los abrazos
También tú lo habrás vivido en alguna ocasión, bien con la pareja, con un familiar o con algún amigo.

Hay instantes en que las emociones nos sobrepasan, estamos discutiendo con alguien a quien apreciamos y, a veces, acabamos diciendo algo sin querer, algo que hace daño y de lo que nos arrepentimos.
Son momentos en que no aplicamos adecuados filtros mentales y traducimos en palabras lo primero que nos viene a la cabeza, sin haberlo meditado antes.
Cuando somos conscientes de que las palabras ya no sirven y de que lo hemos estropeado en algún aspecto, hagamos uso de los abrazos, permitamos que ellos nos salven.

Fuente: https://mejorconsalud.com/

TE DAMOS 10% DE DESCUENTO EN TU PRIMERA COMPRA

Recibe las últimas noticias, lanzamientos, eventos y promociones directo en tu inbox.

síguenos